ALBA RODRÍGUEZ: LA JOVEN DIRECTORA DE GRICHA QUE BUSCA CAMBIAR EL MUNDO

A la edad de 26 años, Alba Rodríguez, una joven alegre, carismática y optimista, es la directora y fundadora de Gricha, una empresa que se encarga de crear productos alimenticios (actualmente galletas) hechos con harina de grillos y chapulines. Ella estudió nutrición clínica en el TEC de Monterrey y desde entonces se ha dedicado a los insectos y a los beneficios que estos pueden traer al ser consumidos. Alba ha compartido su idea desde dando conferencias TEDx, hasta presentar su proyecto en Shark Tank ( Capítulo 11, temporada 2).

En su entrevista con Spot, ella cuenta cómo ha sido la trayecto en su carrera, los obstáculos por los que ha pasado y sobre todo, nos transmite el gran amor que siente por lo que hace, cómo desea cambiar el mundo y nuestra manera de ver a los insectos.

¿De dónde salió la idea de Gricha?

Me considero a mí misma como bióloga de clóset. En la carrera, una compañera estaba haciendo un suplemento a base de insectos y me platicó que quería darle ese sustituto al ganado para que no fueran alimentados con tantos químicos. Se me hizo muy interesante y comencé a investigar sobre la entomofagia, que es el hecho de comer insectos. Me di cuenta de que hay muchísimas organizaciones promoviéndolo, que es un proyecto viable y que tiene un sinfín de beneficios, pero aun así no comemos insectos.

Me di la tarea de ir a Chapultepec a comer un chapulín. Cuando lo hice, descubrí que, aunque estén ricos y sean saludables, va a ser muy difícil que yo sustituya el pollo por chapulines en mi día a día y si yo no lo iba a hacer yo, como podría esperar que otras personas lo hicieran. Después de darle vueltas en mí cabeza, se me ocurrió tomar los beneficios que tienen los insectos y mezclarlos en productos que se adaptaran al estilo de vida actual de las personas.

 

¿Cómo fue tu experiencia en Shark Tank?

Increíble lleno de emociones encontradas, una gran aventura y de las experiencias más retadoras que he tenido. Fue todo un camino llegar a Shark Tank. Primero, entré a Reto Zapopan, que es una incubadora municipal. Cuando entré yo no tenía idea sobre cómo hacer una empresa. Resultó que el director de TEDx Guadalajara escuchó de mi producto y me invitó a dar una plática. Yo me emocioné muchísimo. Después de TEDx concursé en una convocatoria para ir a Chile y otro emprendedor del grupo de Chile aplicó a Shark Tank. De repente me llegó un mensaje de Shark Tank diciéndome que si quería participar. En ese momento era muy nueva en emprendimiento y no sabía que era un programa de televisión, pero le dije que sí. Ya después vi el programa y me asusté, me daba risa y nervios ver como eran las negociaciones, hasta llegué a creer en la posibilidad de llorar en la televisión de los nervios. Al final de todo puedo decir que fue increíble, me dejó mucho y lo recomiendo para cualquiera que esté emprendiendo.

 ¿Qué deseas lograr con Gricha?

Conquistar el mundo, jajaja, con una alimentación sustentable. Para mí, Gricha es el primer paso para que las personas se enamoren del hecho de comer insectos. Sueño con que el día de mañana podamos tomar un insecto entero y comerlo, porque formará parte de nuestra cultura. Además, desearía que los productos que desarrollemos en Gricha sean saludables dentro de su gama. Por ejemplo, las galletas (Grilletas), claro que tienen calorías, son galletas; pero son mucho más saludables que otras galletas y consumes proteína de alto valor biológico a través de los insectos. Deseo poner un estándar respecto a formulaciones con proteína de insectos.

¿Piensas hacer otros productos?

Sí, estamos súper emocionados, pero es todo un proceso sacar un producto. Ya hemos desarrollado otras galletas, tortillas, totopos, papitas, pasta, un helado, un chocolate, un brownie, un muffin; en fin, hemos hecho de todo. A mí me gusta mucho desarrollar los productos, pero sé que es un proceso y vamos con paso firme.

¿Crees que ser mujer ha sido un reto o un beneficio?

Creo que todo en esta vida tiene un punto “a favor” y uno “en contra”, sin embargo, para mí ha sido un beneficio ser mujer en emprendimiento agroindustrial. Afortunadamente tuve muchos mentores en Reto Zapopan que me adoptaron porque ellos también tienen la misión de aumentar el emprendimiento en mujeres; ya que, hay una diferencia significativa en cantidad respecto a hombres y mujeres que emprenden. Además, ser mujer tiene ventajas competitivas, creo que una mujer, en general, puede comunicarse mejor y eso ha servido mucho para transmitir nuestra razón de ser. Al final lo más importante es tener el entusiasmo de hacer las cosas y la disciplina para concretarlas. Ser mujer u hombre, es menos relevante.

¿A qué retos te enfrentas como marca tapatía?

Creo que ser tapatío es un arma de dos filos. Por un lado tenemos un orgullo regional, que me encanta porque vas a un lugar donde hay comercio y si eres tapatío te apoyan todavía más y me gusta. Por el otro lado, hay mucha más competencia. Es un estado fuerte donde la gente lucha mucho y son muy movidos entonces también hay mucha competencia. Aunque al final la competencia es muy buena porque te ayuda a permear mercado y suma interés a tu vida.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Suena muy hippie, pero la verdad creo que es la causa. Si el día de mañana esto no funciona, me voy a sentir muy tranquila de lo que hice y que aunque yo no llegué, abrí camino para que otros sí lleguen y la causa se cumpla. También que es muy diferente. Un día estoy leyendo cosas muy técnicas sobre química y al otro estoy leyendo de marketing y de negocios. Me encanta que sea tan variado. Me encanta que tengo oportunidad de convivir con gente más grande que yo porque les aprendo muchas cosas, los admiro y me motivan. Me inspira tener a personas exitosas, y que además tienen unos valores que comparto.

¿Por qué obstáculos has pasado con Gricha?

De todo. Desde no tener capital. Yo empecé desde mi casa, envolviendo las galletas en celofán. No sabía ni de dónde sacar dinero para imprimir etiquetas adheribles de $500. Otro obstáculo fue que en un inicio me sentía muy culpable de no tener experiencia. Yo sabía que yo era la que estaba limitando a Gricha pero sentía que no podía hacer nada al respecto. Superar ese sentimiento me costó todo el primer año. Ahora estoy tranquila de que estoy haciendo lo correcto y está funcionando, pero me costó mucho trabajo.

¿Cuál ha sido tu mayor logro?

Yo antes hacía esgrima y en mi vida ganar mi primera olimpiada nacional fue mi mayor logro. Me comprobé a mí misma que sí podía y que era buena en lo que hacía. Descubrí que podía lograr lo que sea si entrenaba lo suficiente. Eso ha marcado el entusiasmo con lo que inicio cualquier proyecto.

¿Qué consejo le darías a alguien que está por comenzar una marca al salir de la carrera?

Sinceramente yo me metería a trabajar primero. Yo lo hubiera hecho, pero las cosa se dieron así y si no las continuaba, la idea iba a morir. Parte de sentirme tan impotente fue no saber hacer las cosas y cuando tú entras a un trabajo aprendes a hacerlas. Yo trabajaría y construiría mi marca poco a poco y validaría el producto, la marca, el concepto, todo. Trata de vender y una vez que tengas eso y suficiente capital de tu trabajo para invertir en tu empresa entonces te avientas.

¿Cómo ves a Gricha en 10 años?

Gricha es el amor de mi vida. Lo veo con otros productos en el mercado, cubriendo una necesidad en cada estilo de vida, en otros países. Quiero formar parte de la solución hacia una alimentación sustentable.

Deja una respuesta

Contraseña perdida

Registro