Tequila Don Julio – La creación de una marca de tequila premium

flashback

Aún cuando el tequila ha sido desde siempre un ícono de mexicanidad, en los años 80 no estaba considerado como una bebida digna de compartir la barra con el whisky y el coñac. Según nos cuenta Héctor Oropeza, fundador de la agencia Oropeza, la imagen de este destilado estaba más bien ligada al charro parrandero y jugador.

En este contexto, los dueños de la casa tequilera Tres Magueyes tenían la intención de vender la fábrica y buscaron a esta agencia para crear una estrategia que le diera un valor agregado para hacerla más atractiva.

Se les propuso hacer de Don Julio un tequila exquisito, una bebida premium, mediante el desarrollo de un concepto de producto artesanal único: envasado en finas botellas de vidrio soplado, con etiqueta de papel amate hecha a mano, cada pieza numerada, dentro de una caja que también contenía un folleto donde se esplicaba la historia de Don Julio. El precio de lanzamiento: 130 pesos. “¿Como van a venderlo a 130 pesos? ¿No saben de tequila?”,  cuestionó Don Julio a la agencia, pues el precio regular de esta bebida en ese entonces era de 30 pesos. Ellos le contestaron: “No sabremos de tequila, pero de mercadotecnia sí”. Y lo convencieron de aprobar la apuesta.

El lanzamiento del distinguido producto se respaldó con actividades BTL, promoción en tienda y relaciones públicas: mandaron cajas al “Tigre! Azcárraga, Carlos Slim y al Sr. Fontanet, fundador de bonafont. A ellos les encantó el producto y lo recomendaron, así le brindaron el respaldo necesario para posicionarse como un tequila digno de estar en las barras de cualquier fiesta-. Además, se logró el objetivo inicial, la fábrica se vendió a un excelente precio y la marca siguió en ascenso, hasta ahora.

 

 

Créditos de foto:

Tequila Don Julio –  Cortesía Oropeza Publicidad – TODAS LAS FOTOGRAFÍAS DE ESTE ARTÍCULO

Contraseña perdida

Registro