Cloe, el éxito de una marca tapatía.

CLOE

La compañía tapatía más importante de la marroquinería mexicana se ha cimentado sobre el arte del diseño durante sus tres décadas de historia, desarrollando las estrategias de marketing internamente.


La historia de Clōe comienza hace 30 años, cuando el joven Carlos Ruizvelasco, dejó la empresa familiar de marroquinería y buscó abrirse camino por sí sólo, lanzando su primera línea de bolsos para dama en su natal Guadalajara. Cuando Fidel González Zapata llegó hace 18 años a la compañía –que en aquel entonces tenía 50 empleados para hacerse cargo del área de Marketing, era cuando empezaban a aterrizar las grandes firmas en México y el fundador, que se distingue entre otras cosas por ser un visionario, “se dio cuenta de que si no se hacía algo con la empresa y se empezaba a vender a través de una marca sólida, no iba a llegar a ninguna parte”. 

 

 

 

 

 

 

 

 


“Cloe ya se llamaba así desde hacía ocho años (la primera línea de bolsos llevó el nombre de Carlos Ruizvelasco, pero se dieron cuenta de que había que encontrar otro más femenino y atractivo), sin embargo, realmente no había grandes esfuerzos respecto al branding –relata González Zapata–. Nos tocó en conjunto la gran empresa de crear una marca, de crecer una marca y poco a poco lo fuimos haciendo a través de varias estrategias que nos ha llevado todo este tiempo, basados en un producto de excelente calidad, con mucho diseño, que es el valor más importante que tenemos”.

Otro ingrediente importante en cada producto de Cloe que destaca el gerente de Marketing de la compañía, es una profunda labor de investigación de la moda: “Quien utiliza un producto de Cloe tiene la seguridad de que está usando la última moda mundial, porque la marca tiene inspiración europea en toda su moda”.

Hoy Cloe es la marca mexicana más importante de la marroquinería en México, con 600 colaboradores (frente a los cinco trabajadores con los que empezó), repartidos entre sus áreas de diseño, planta de producción, área administrativa, ventas y personal de ventas en tiendas.

Ha implementado alianzas, una estrategia que le ha dado un importante empuje a la marca. Las primeras fueron con las tiendas departamentales y que, como señala González Zapata, son los clientes más importantes, principalmente Liverpool, Sears y El Palacio de Hierro, y algunas regionales. Además tiene una cadena de 30 boutiques propias y la marca cuenta con socios de e-commerce como ösom (antes Dafiti) y tiene entre sus planes expandirse en Latinoamérica, “irnos hacia el sur; ya vendemos en todo México, en Ecuador, nos estamos preparando para hacer un lanzamiento en Panamá en estos meses”.

 

En el caso de las tendencias, González Zapata aclara que éstas se inventan en cinco países del mundo: Italia, Francia, Inglaterra, Estados Unidos y Japón. “Son los que dictan la moda y lo que hacemos los demás es usar esas tendencias e inventar los diseños en función de ellas. Ese es básicamente el proceso de diseño de un producto nuestro”.

Para él es indispensable hoy en día tener comunicación directa con los clientes y considera que las redes sociales son la herramienta perfecta, frente a las tiendas departamentales que durante años representaron el único contacto de Cloe con los consumidores. Medio millón de seguidores en Facebook, 11 mil en Twitter, veintitantos mil en Instagram, más los de Pinterest y Youtube, son cifras que hablan por sí solas.

“El canal más fuerte para nosotros es Facebook por el segmento que hay, mujeres en torno a 25 años, muy contemporáneas, y eso tiene que ver mucho con los insights de la marca y a quienes nos dirigimos o a quienes queremos que nos escuchen, que es precisamente esta mujer muy contemporánea que sabe perfectamente bien que su rol es muy diferente al que tenían su madre o su abuela. Las campañas están siempre enfocadas en esa mujer poderosa, que no tiene una etnia definida y sí mucha moda, que sabe lo que quiere”, expresa Fidel González Zapata, quien asegura que Cloe no tiene seguidores sino fans, a tenor de los comentarios positivos que en un altísimo porcentaje dejan los clientes en las redes sociales.

González Zapata califica de “fantástico” el marketing mexicano y destaca sobre todo el papel desempeñado por Guadalajara en el sector. “El latinoamericano, y el mexicano no es la excepción, por naturaleza y por las mismas circunstancias de esta región geográfica del mundo que nos acoge nos las tenemos que ingeniar para hacer las cosas sí o sí, porque tienen que salir y con dos pesos, además. Entonces, creo que hay mucha capacidad, porque la necesidad te hace ser ágil, buscar soluciones, alternativas, salirte de la tangente, ser creativo. Y en México eso es el pan nuestro de cada día. Cuando una agencia es exitosa y además le llegan los recursos, estás en el cielo. Creo que hay mucho talento en México y, específicamente, en Guadalajara; me parece que es la zona metropolitana que más talento tiene concentrado a nivel proporcional respecto a otras ciudades”.

Dice que la razón se debe a que “aquí encuentras músicos fantásticos, pintores, artistas, fotógrafos, gente con mucho motor para unir esos ta

lentos y entregar un producto mercadológico a compañías que no tienen su propio motorcito de mercadotecnia. Este semillero de talento que hay en Guadalajara es muy importante y da la oportunidad de que haya agencias bien padres con gente muy creativa que con lo poco o mucho que tengan en las manos pueden hacer cosas muy padres. Prueba de ello es la cantidad de agencias tapatías que están ‘rankeando’ con las de la Ciudad de México”.   

Deja una respuesta

Contraseña perdida

Registro