Rock por la vida

Rock por la vida

Tras 11 festivales consecutivos y a cargo de la exitosa estación de radio Máxima, el Rock por la vida se ha convertido en el pilar de una causa social muy aceptada por los medios y el público.


Rompiendo tabúes y estadísticas, sacan el rock de las cuevas, replanteando las creencias del momento: El rock no vende.

Posicionándose como una de las dos principales estaciones de rock en el país, Máxima hace del Rock por la Vida, uno de los festivales más importantes a nivel nacional.

Llevando como bandera la celebración a la vida y la prevención al suicidio, Alex Tavares, director de Máxima, nos platica cómo surge la idea de crear un evento de la magnitud y con los propósitos de Rock por la vida: 

“Un día estaba leyendo el periódico y recorte una nota que decía que Jalisco era el segundo lugar en suicidios entre adolescentes de 11 y 18 años. Fui con el gobernador que en ese entonces, era Emilio Gonzales Márquez, le enseñé la nota y le propuse hacer el concierto con un objetivo preventivo. Una labor muy difícil porque me estaba yendo por una causa que luchaba contra las estadísticas, cada vez hay más población entonces la taza aumentaba”

Rock por la vida se mantiene compartiendo el mensaje de vida y prevención al suicidio, siendo el único medio en Guadalajara que transmite y difunde la línea de atención a crisis del Instituto Jalisciense de Salud Mental, mejor conocido como SALME; donde se brinda apoyo y orientación psicológica, labor que se aplaude, pues hoy en día sigue sin existir campaña alguna en la Secretaria de Salud para prevenir el suicidio.

 

La difusora se siente complacida, ya que, después de 11 años, las estadísticas están a su favor, aún con un alza nacional y mundial en la tasa de suicidios, en Guadalajara hubo una disminución considerable en el 2017, nos platica Alex.

Lo que empezó como un proyecto de labor social respaldado por importantes bandas nacionales como Caifanes, Molotov, La Maldita Vecindad, Café Tacvba, entre otras; se ha convertido en una tradición tapatía, Rock por la Vida es ahora un exitoso festival musical bien comercializado que no abandona sus objetivos sociales y en su décimo segunda edición, contó con la presencia de 33 bandas de 12 países diferentes, ofreciendo un muestreo musical de toda Latinoamérica, siendo esta una de sus fortalezas estratégicas a la hora de atraer al público. Esta vez contamos con grupos de Chile, Brasil, Francia, Canadá, USA, Panamá, Ecuador y realmente la gente que va al festival sabe que puede ver bandas muy buenas”

 

 

“La parte complicada ha sido hacer que las marcas crean en el rock”. Rock por la vida ahora cuenta con grandes patrocinadores de cabecera como Coca-Cola, Cerveza Indio, Electrolit, entre otras marcas muy sólidas que se han sumado en el camino y que no han desertado, sin dejar de lado a los ayuntamientos y gobiernos que han sido parte medular de este proyecto. Ha sido complicado convencerlos, pero la convocatoria propia del festival es una herramienta a nuestro favor. Rock por la Vida es hoy tan influyente, que en algunos momentos puede ser más importante el festival para los anunciantes que la propia radio”

Una de las grandes ventajas que tiene el Rock por la Vida, en comparación a otros eventos musicales gratuitos, es el manejo de boletos “la ventaja es que nosotros hacemos que los chavos se ganen su boleto, esto le da un valor al boleto y una atracción importante hacia las bandas que también beneficia a las marcas”.  Hoy en día el exitoso evento musical está muy ligado a las dinámicas que se hacen en la radio y en las redes sociales de Máxima, quienes trabajan en paralelo, otorgándoles una labor de convencimiento muy tangible.

Alrededor de 10 mil personas fueron las que reunió Rock por la Vida en su primera emisión realizada en el Auditorio Telmex, siendo a su vez, el primer concierto de rock realizado en dicho lugar. La cifra siempre ha ido en ascenso, recibiendo hasta 40 mil personas con boleto, demostrando que en el mundo del rock hay mucho mercado, muchos asistentes a los cuales vale la pena voltear a ver.

La parte más gratificante para los organizadores es la causa social que eligieron como bandera, lo que los ha llevado a posicionarse incluso en medios internacionales, logrando que se hable de este festival como inspiración de otras iniciativas. “La situación misma del mundo está muy complicada, está increíble que iniciativas como esta empiecen a suceder en otros lados para resolver sus propias inquietudes sociales”

“Vamos muy bien, estamos muy contentos y creo que Rock por la Vida es un referente, porque no hay otro a nivel nacional con estas características, con este motivo social. Tenemos muchos detractores que dicen que no vale la pena continuar con este proyecto si no baja la tasa de suicidios, hoy por hoy ya bajaron. Pero tampoco es ese el motivo o la finalidad, la finalidad es informar y hacer ruido para poder ayudar y prevenir”


Deja una respuesta

Contraseña perdida

Registro