“Café La Flor de Córdoba”

Con 80 años en el mercado, la emblemática empresa “Café La Flor de Córdoba”, se ha consolidado hoy por hoy como una de las más queridas y mejor posicionadas dentro del mercado cafetero tapatío.


Se trata de una empresa precursora en la venta de café tostado y molido en la ciudad, una compañía familiar que nació en 1938 en las calles del centro de Guadalajara. Los responsables de este indudable éxito son los hermanos Manuel e Ignacio Hernández, quienes se aventuran a perseguir un sueño poniendo su primer negocio, un pequeño expendio de café. Trabajando de manera muy rústica pero lo suficientemente eficiente, logran llamar la atención de los clientes a través de la venta de sobrecitos de “Café de Córdoba” como le llamaban en aquel entonces; una idea innovadora para la época. Es el cliente quien crea la demanda y logran posicionarlos como una de las predilectas para los abarroteros y mayoristas del momento. Ahora, tres generaciones después esta solida empresa sigue viva y creciendo exponencialmente.

Empresa que se mantiene definitivamente entre las favoritas de Guadalajara, se compromete con la calidad de sus productos y servicios, escuchando siempre al cliente y analizando constantemente las nuevas tendencias que pide el mercado. “Seguimos utilizando los buzones de sugerencias, pero hoy en día las redes sociales son un canal muy importante para aportarnos información y seguir mejorando, así como estar viendo las tendencias de consumo a nivel regional, nacional y mundial”, destaca Federico Hernández, director general de La Flor de Córdoba.

Café La Flor de Córdoba se distingue por haber apostado fuerte por la innovación, a la par de mantener las tradiciones, no solamente sosteniéndose como una empresa familiar, sino llevando la tradición también a la estética de sus franquicias que evocan a las antiguas boticas, buscando el brindar los mejores servicios en cuanto a tecnología y ergonomía para el cliente, haciendo de cada visita una experiencia placentera y funcional “Buscamos implementar la innovación, ofrecer productos y servicios de primera, sin perder nuestra identidad corporativa”

Aún cuando el concepto de empresa familiar se encuentra muy estigmatizado en el medio, La Flor de Córdoba no se ha limitado, sino que ha perseverado hasta convertirse en un gran corporativo, con personal especializado en cada una de sus áreas, tanto en lo administrativo y comercial, como en la parte de procesos, calidad y servicio al cliente. Actualmente cuenta con un equipo de aproximadamente 500 personas. “Una mancuerna que nos ha ayudado mucho es que mi papá sigue estando, no al frente del negocio, pero sí como parte del consejo administrativo. Es él quien aporta la sabiduría de un camino recorrido durante 55 años, gracias a eso hemos podido seguir caminando” puntualiza Federico.

Brindar siempre las mejores oportunidades para sus colaboradores es uno de los intereses de la compañía, quienes se inclinan por ser siempre un apoyo para ellos. “Cuando una empresa está estática, hay muy pocas posibilidades de lograr ser una empresa que realmente apoye a sus colaboradores y ahora, que estamos en constante crecimiento y movimiento creo que lo podemos lograr”

Dispuestos a impulsar el mercado mexicano, La Flor de Córdoba ha hecho sinergia con otras marcas nacionales líderes en sus mercados, incluyéndolos en sus productos y/o puntos de venta. De igual manera están comprometidos en apoyar al campo mexicano productor de café, se mantienen fieles a sus proveedores consumiendo un café que se produce en Veracruz y Chiapas, buscando impulsar el consumo de producto nacional a través de su comercialización no solo dentro de la región tapatía y nacional, sino llegando a otros países. El consumo de café va en aumento y cada vez están más educados nuestros consumidores, nos piden un mejor café y si no hacemos nada para que la cadena de suministro funcione, pues vamos a tener que importar café; lo que me parece garrafal porque somos un país productor”

Federico platica para Spot que visualiza a La Flor de Córdoba conservándose como empresa líder y de las favoritas para el consumidor mexicano en el futuro, expandiéndose y logrando llegar a un mínimo de 120 tiendas para su centenario, consiguiendo el gran reto de llevar el café que se produce en México fuera del país, hacia Estados Unidos “Que nuestros paisanos que están por allá, también puedan consumir una marca mexicana estaría increíble, es una de nuestras metas

Con 53 puntos de venta, de las cuales 46 se encuentran en diferentes ciudades de Jalisco, hoy en día han logrado llegar también a ciudades como Morelia, Ciudad de México, Tepic, León y próximamente en Sinaloa. Y no se detienen ahí, pretenden cerrar el año con 80 tiendas de las cuales ya 15 están en vías de construcción.

En su constante búsqueda por renovarse y explorando nuevas vías de expansión, no solamente la franquiciar, actualmente Flor de Córdoba apuesta por el e-comerce “apenas estamos por lanzar el tema del e-comerce y creemos que nos va a ir muy bien”  precisa Federico muy contento.


Deja una respuesta

Contraseña perdida

Registro